Traducción al Español

KORDA: DE MODA ANTES DE CHE
_____________________________________________
Ron Herman

     El fotógrafo cubano Alberto Díaz Gutiérrez, simplemente conocido como Korda, es famoso por su imagen de Ernesto “Che” Guevara. Esta imagen, titulada Guerrillero Heroico, es una de las imágenes más reproducidas en el mundo, impresa en una variedad de productos desde afiches y camisetas hasta artículos de alta costura. Mucho antes de que la imagen del Che recorriera las pasarelas, el mismo Korda “estuvo de moda.” Antes de la revolución, Korda fue un famoso fotógrafo, quien definió la estética de la fotografía de moda en Cuba. La icónica imagen del “Che” ha eclipsado su trabajo inicial en el campo de la fotografía de moda, haciendo esta importante parte de su trabajo prácticamente desconocida. Esta es la primera exhibición dedicada exclusivamente a la obra de Korda en el campo de la moda.

A la edad de 18 años, mientras atendía la escuela de negocios, Alberto escribió tres poemas a su novia de entonces Yolanda y la retrató utilizando película diapositiva Kodachrome de 35mm.1 Esto marcó el inicio de su desesperanzada y romántica búsqueda capturando bellas mujeres con la fotografía.

En 1954, después de ganar una competencia de publicidad de la compañía de seguros Godoy Sayán, le fue otorgado un espacio en el edificio Metropolitana, localizado en La Habana Vieja, el cual utilizó para abrir su primer estudio fotográfico con su socio de entonces Luis Peirce Byers. Ellos llamaron el estudio Korda y ambos fotógrafos adoptaron el nombre de Korda, pero Alberto fue la persona más asociada con este nombre. Este nombre lo escogieron por su parecido con la gigantesca compañía de fotografía Kodak y también debido a que ambos disfrutaban las películas de los hermanos Alexander y Zoltán Korda.

Durante la década de 1950, La Habana fue un lugar de destino muy popular para miembros del jet set, los cuales volaban a pasar fines de semana, disfrutando de la música, los clubes nocturnos, casinos y la prostitución. La Habana era un lugar deslumbrante, y los miembros de la alta sociedad exhibían su riqueza y estatus luciendo los últimos diseños de la alta costura parisina en los extravagantes eventos del calendario social. El diseñador francés Christian Dior también capitalizó del dinero y celebridades que inundaban Cuba. Sin perder el tiempo, él abrió su salón más lujoso internacional dentro de la más celebrada tienda de departamentos de moda, El Encanto. Esta tienda estaba localizada en La Habana, entre las calles Galiano y San Rafael.2 Estrellas de Hollywood como Ava Gardner, Lana Turner y Errol Flynn frecuentemente compraban en esta tienda. “El Encanto ofrecía lo último de la moda mundial,” dijo Alberto Suárez, diseñador exclusivo de la tienda, también conocido como Manet.3 Era uno de los lugares donde los ricos y famosos querían ser vistos mientras visitaban La Habana.

Al ver la necesidad de tener el estudio fotográfico cerca del centro de acción, Alberto y Luis pasaron su estudio a El Vedado en 1956. Con esta nueva localización más céntrica, al frente del Hotel Capri y a una cuadra del Hotel Nacional, ellos nombraron su empresa Estudios Korda. Además de hacer negocios de anuncios, de envolturas de salchichas y paquetes de café, Alberto comenzó a experimentar con poses de modelos, ayudado por su primera esposa Julia López Cruz.

Korda decidió continuar con su carrera en fotografía de moda para lo cual llamó a un amigo suyo que dirigía una escuela de arte americana en La Habana, en busca de potenciales modelos. Al visitar la escuela, entre el grupo de estudiantes Korda inmediatamente descubrió a una alta y delgada moza llamada Nidia Rios. La tímida joven, quien en ese momento no estaba completamente segura de su belleza, no podía entender por qué este hombre quería retratarla. “No yo,” dijo ella. “Yo no soy bonita.”4 Para Korda, la belleza no era suficiente. Cualquiera puede ser bonita. Él vio en Nidia algo especial, más allá de su belleza. física. La administradora de la escuela le dijo a Nidia que Korda era un buen fotógrafo y que ella podía confiar en él. Finalmente, ella convenció a Nidia de tratar por lo menos una vez. Él le tomó las primeras fotos en la escuela, después de que otras estudiantes le ayudaron a vestirse, a peinarse y a maquillarse. Para una de estas fotos, Korda experimentó con hilos de pescar adheridos a ambos lados de la falda del vestido. Así, al ser separados los hilos hacían ondular la parte inferior de la prenda. Si bien este experimento no funcionó como él deseaba, a él le gustó como lucía Nidia en los negativos. Inmediatamente ellos empezaron a trabajar juntos. Nidia carecía de experiencia en modelaje, la cual aprendió al mismo tiempo que Korda afinaba sus destrezas en este nuevo género de la fotografía. Las fotografías de Korda aparecieron en la sección “Cine Bellezas” de la revista Carteles y Guillermo Cabrera Infante escribió los subtítulos de las fotos bajo el pseudónimo G. Cain. En el número dedicado a Nidia, Infante escribe, “Esta es Nydia Rio [sic], una de las más bellas modelos de Cuba, una de las más bellas mujeres de Cuba, una de las más bellas actrices de Cuba…”

Las fotografías publicadas por Korda de Nidia hicieron a ésta ser reconocida en la calle y tanto el tono de su cabellera rubia platinada así como su lunar o “marca de belleza” vinieron a ser elementos altamente codiciados en los anuncios de belleza. Korda trabajó con Nidia en numerosas campañas de alcance popular para compañías como Modas Gloria, Jantzen y Visant. Aludiendo la creciente popularidad de Nidia, Korda inscribió la frase, “A la rubia con el más alto octanaje en el mercado,” en una fotografía que se tomó a sí mismo, imprimió y se la obsequió a Nidia.

Después de una toma de fotografías, Korda y Nidia descansaban en un café al frente de un estudio de televisión. “Fue ahí,” dijo Nidia, “cuando los ojos de Korda, por primera vez vieron a Norka.”5 En esos días, Norka (Natalia Magaly Méndez Ramírez) ya se encontraba modelando para Gaspar Pumarejo, el hombre que llevó la televisión a Cuba, e inició el primer canal de televisión en Cuba.6 Ella también modelaba diseños de alta costura del diseñador conocido como Marbel, trabajo que fue asegurado a través de Herman Puig, amigo del diseñador y quien también trabajaba para la televisión. De acuerdo con lo que Norka recuerda, Puig la llevó a conocer al fotógrafo, quien era desconocido para Norka.7 Durante su primer encuentro, cuando ella se presentó como “Norka,” Korda le tendió su mano y se presentó como “Korda.” Pensando que él se estaba burlando de ella, Norka furiosamente se encaminó a la puerta y no fue hasta ese instante cuando ella notó el nombre de “Korda,” utilizado por el estudio fotográfico. En este momento, ambos se rieron del malentendido y acordaron trabajar juntos. Al día siguiente, Korda tomó su primera foto profesional de ella, para cual ella modeló una piel. La mayoría de las mujeres cubanas son pequeñas y de formas redondas, con amplias caderas y busto, por lo que Korda siempre tuvo dificultad en encontrar modelos que fueran similares a las encontradas en las páginas de Vogue y Harper’s Bazaar. “Yo tuve gran dificultad de encontrar una mujer con líneas clásicas… pero finalmente conocí a Norka” dijo él.8 Una relación romántica se desarrolló rápidamente y eventualmente ellos se casaron.

Norka contribuyó con sus ideas a las tomas de fotografías y la colaboración entre el dúo se convirtió en una dinámica relación, la cual reflejaba el espíritu “Zeigeist,” tomando por sorpresa a toda La Habana. La revista El Cruzeiro International dedicó un artículo a esta energética pareja, titulado “El Encuentro Ideal” en el cual Korda y Norka fueron descritos como dos artistas con un solo corazón, plasmando así la combinación perfecta entre fotografía y elegancia.9 Norka aparecía en anuncios publicados en los diarios, en fotos relacionadas con eventos de modelaje y en los canales de televisión. Su popularidad le trajo un pequeño papel como extra, modelando alrededor del Fountaineblue Hotel en la película “Un Hoyo en la Cabeza,” por Frank Capra, en la cual Frank Sinatra fue el actor principal. Korda fue con ella a Miami a tomar fotografías para un artículo titulado “Korda, Norka, Capra y Sinatra,” el cual fue publicado en la revista Carteles en La Habana en 1958. Korda y Norka también influenciaron la industria musical con sus conceptos de moda. Ellos hicieron la cubierta de un álbum para Felipe Dulzaides y su Orquesta denominado “Es Tu Nombre.” Las imágenes de Korda cambiaban constantemente la apariencia de Norka, convirtiéndola en la modelo más famosa de Cuba. Es por esto que Norka siempre sintió una necesidad de transformar su apariencia, con el objetivo de evitar que los anuncios se parecieran entre ellos. Ella era como un camaleón, la cual asumía diferentes personas de acuerdo al vestido. “Ella poseía un poder expresivo incontrolable,” dijo Korda y ella realmente sentía los atuendos que lucía.10

En abril de 1958, Norma Martínez llegó a La Habana. Ella había estudiado para ser maestra en la escuela Normal de Santiago de Cuba. Arribó a La Habana con el afán de completar sus estudios. Cuando el auto que la traía arribó a la casa donde ella iba a ser comensal, Norma quedó deslumbrada ante la belleza de Nidia Rios, la cual estaba en afuera en su balcón. Rápidamente ambas mujeres llegaron a ser amigas y Nidia introdujo a Norma en su círculo de amigos, los cuales incluían a intelectuales como Guillermo Cabrera Infante, Octavio Cortázar y Tomás Gutiérrez Alea. Si bien Nidia presentó a Norma a sus amigos en el campo de modelaje, Norma no expresó ningún interés de convertirse en modelo. Reconociendo la belleza de Norma, Infante le dijo que él conocía a un fotógrafo y la convenció de ir a conocer a Korda. Cuando Norma llegó al estudio, ahí estaba una mujer muy hermosa con un pañuelo verde cubriéndole la cabeza, la cual estaba sentada ojeando una revista. Norma inmediatamente reconoció a Norka y se puso muy nerviosa. Korda invitó a Norma a caminar alrededor del estudio para estudiar su caminado. Luego le dio algunas instrucciones de cómo poner sus manos y pies y le tomó algunas fotos. Norma volvió a Santiago y dos meses más tarde Korda la llamó para informarle que le había encontrado trabajo en La Habana. Korda había enviado las pruebas fotográficas de Norma a una agencia de anuncios y televisión y ambos querían trabajar con ella. Todavía convencida de que sus habilidades de modelaje eran pocas, Korda la convenció de ir con él a pasarelas de moda para enseñarle los movimientos apropiados.

Fidel Castro tomó el poder en enero de 1959. Tres meses después Korda fue elegido junto con el fotógrafo Raúl Corrales, para acompañar a Castro en su primera visita oficial a los Estados Unidos. Durante este viaje, Korda se las agenció para hacer una visita al fotógrafo de moda Richard Avedon en su estudio en New York, al cual le mostró sus fotos de moda así como imágenes de la Revolución Cubana. En este momento, importantes diseñadores que tenían salones de moda en Cuba todavía no habían dejado el país. También en el transcurso de este año, las tres, Nidia, Norka y Norma, tuvieron muchos contratos con las tiendas de departamentos El Encanto y Fin de Siglo y continuaban haciendo anuncios para importantes diseñadores como Bernabeu, Melly López, Pepe Fernández, René Sánchez, Rivero y Mojeno, Marffel y Sanchez Mola, para los cuales Korda hacía las fotografías.

La cultura Americana fue tan omnipresente en Cuba que el país había perdido su identidad. Al realizar que esta influencia debía ser eliminada, Castro hizo un llamado “de amor por lo que es nuestro, de nuestra Patria, de nuestras cosas.”11 Siguiendo esta visión, los atuendos llevaban la etiqueta de “Hecho en Cuba” con diseños de líneas simples que enfatizaban la cintura.12 Esto contrastó con la falda ancha modelada por las modelos Americanas de ese entonces.13 El cambio político de este periodo se refleja en las fotografías de Korda durante estos años. Korda utilizó las convenciones fotográficas ya establecidas por Cecil Beaton, Irving Penn y Erwin Blumenfield con una estética caribeña, distintiva de Cuba.

En marzo de 1960, Korda se encontraba retratando el funeral público de las víctimas del bombardeo del barco belga La Coubre con su cámara Leica M2, un objetivo de 90mm y película Kodak Plus – X Pan, cuando rápidamente tomó dos fotos de Ernesto “Che” Guevara (una horizontal y otra vertical). “La imagen del Che es un retrato de moda” dice la ex-modelo Nidia Rios, la cual abandonó Cuba a finales del año 1960.14 Korda también reconoció que sus imágenes de la revolución tienen el mismo sentido de belleza que sus fotografías de moda. Él dijo:

 Un hombre que realiza un tipo de trabajo como el mío siempre está dedicado a algo que ama. Yo hice esto desde el principio. He estado enamorado tanto de la belleza de las mujeres como de la belleza de esos hombres que guiaron la Revolución. La belleza de esos hombres no es solamente estética sino también moral. Yo amé el trabajo que hice con hombres como Castro y Che Guevara, por lo tanto, se pueden observar las similitudes entre ambos tipos de fotografía.15

El Encanto era el símbolo de la extravagancia y decadencia que la revolución de Castro trataba de erradicar. Un fuego destruyó la famosa tienda de departamentos el 13 de abril de 1961, tres días antes de que Fidel Castro declarara su Revolución Socialista y cuatro días antes de la Invasión de Bahía Cochinos (Invasión de Playa Girón.) El glamour no estaba de moda en Cuba, y varios de los diseñadores de moda para la alta sociedad cubana habían dejado el país. El papel de la moda en Cuba estaba cambiando rápidamente. La plataforma burguesa que Korda utilizó para su fotografía de moda fue reemplazada por elementos simples de la vida diaria, los cuales eran el reflejo del clima político del momento. La alta costura dejó de existir y las modelos que se quedaron en Cuba comenzaron a tener problemas de trabajo a falta de casas de moda. A menudo, el único trabajo disponible era a través de unidades de propaganda que favorecían al nuevo paradigma político.

A principios de 1960 Norka comenzó a aparecer en la propaganda de la revolución. Korda le hizo fotografías en los lugares más hermosos de Cuba para promover el turismo. Norka también contribuyó con el periódico Revolución con unos artículos titulados “Norka les habla,” en los cuales ella daba consejos a las mujeres acerca de moda y tópicos relacionados. Las fotografías que Korda tomó de Norka para acompañar estos artículos, a menudo la retrataban mostrando artículos hechos por artesanos.16

Con el triunfo de la revolución, telas de calidad no se encontraban en las tiendas y las mujeres cubanas tuvieron que comenzar a ser creativas con sus atuendos. La Federación de Mujeres reforzó la moda durante los años 1964–65, cuando se creó el Taller Experimental de Moda en el lugar conocido como La Rampa. Este era un edificio con grandes ventanales de vidrio.Una pizzería estaba entre el taller y el cine. Fernando Ayuso, un diseñador español que se había asentado en Cuba en los años 1957–58, comenzó a diseñar ropa en Cuba en 1961.17 En el Taller Experimental, Ayuso comenzó a utilizar para sus diseños lienzos de bajo costo, y de colores brillantes, que eran los únicos disponibles. “Fernando rescató las mujeres en Cuba,” dijo Norma Martínez, “porque las mujeres pudieron vestirse de nuevo con gracia. El creó piezas que las mujeres cubanas podían comprar y usar.”18 Después de la revolución, la apariencia de las modelos, sus movimientos y la música utilizada para las exhibiciones de moda también fueron cambiados. Los movimientos utilizados en el modelaje post-revolucionario fueron similares al ballet de los años 20 y las modelos aprendieron ejercicios para controlar sus cuerpos en el espacio con el objetivo de lograr movimientos dramáticos. Muchas de las fotografías de Korda tomadas para el Taller Experimental fueron publicadas en revistas cubanas con subtítulos traducidos al ruso dado que eran leídas en la Unión Soviética.19 El Taller Experimental cerró sus puertas alrededor de 1967.

El 14 de marzo de 1968, el estudio de Korda fue nacionalizado y todos los negativos fueron confiscados y enviados a un lugar que nunca fue revelado. Se cree que solo sus negativos de la revolución cubana fueron guardados y que los otros, especialmente aquellos relacionados con la moda elitista, fueron descartados o destruidos.

     Ron Herman es un galardonado educador y Director del Departamento de Fotografía en Foothill College, localizado en las afueras de San Francisco, California. El ha trabajado como fotógrafo para Polo Ralph Lauren y para Spiegel y su obra es parte de las colecciones de la Fototeca de Cuba, el Kinsey Institute y el Snite Museum of Art. Herman obtuvo un MFA de la Universidad de Notre Dame, y ha enseñado por invitación en las universidades de Cornell, Stanford y Yale. Su investigatigación en el área de la fotografía cubana lo ha conducido a Cuba varias veces. Fue así como se despertó su curiosidad por el trabajo de Alberto Korda en fotografía de moda, el cual le ha llevado a entrevistar a modelos, colegas amigos y familiares de Korda. Actualmente él se encuentra en el proceso de clasificar las imágenes que sobrevivieron después de que el estudio de Korda fue nacionalizado en 1968. Como curador independiente, las exhibiciones de Herman en fotografía cubana incluyen JOSÉ MANUEL FORS: Ciudad Fragmentada, KORDA MODA: Fotografía de Moda Cubana durante los años 1950–60, y RAÚL CAÑIBANO: Cuenta Cuentos.

_____________________________________________
1. Díaz López, Diana. Entrevista Personal. 31 de mayo 2013.
2. Chardy, Alfonso. “’Cuba of yesterday died’ with destruction of El Encanto store.” Miami Herald 24.12 (2008): n. pag. Web. 12 de junio 2013.
3. (Chardy).
4. Rios, Nidia. Entrevista Personal. 28 de mayo 2013.
5. ——— Entrevista Personal. 8 de junio 2013.
6. Méndez, Norka. Entrevista Personal. 1 de junio 2013.
7. (Méndez).
8. Loviny, Christophe and Silvestri-Lévy, Alessandra, Cuba by Korda (New York: Ocean Press, 2006) 7.
9. Campoamor, Fernando G. “El Encuentro Ideal.” O Cruzeiro International 1 de octubre. 1959: 34-37. Print.
10. Loviny and Silvestri-Lévy 14.
11. Perez Jr., Louis A., On Becoming Cuban: Identity, Nationality, and Culture (Chapel Hill: The University of North Carolina Press, 1999) 482.
12. Perez Jr., 483.
13. (Perez Jr.).
14. Rios, Nidia. Entrevista Personal. 28 de mayo 2013.
15. Sanders, Mark, and Vives, Cristina, Korda: A Revolutionary Lens (Gottingen: Steidl, 2008) 429.
16. Méndez, Norka. Entrevista Personal. 2 de junio 2013.
17. Marisy, Luisa. “Respuestas de Norma Martínez sobre temas de la entrevista.” Mensaje al autor. 12 de setiembre. 2013. E-mail.
18. Martínez, Norma. Personal interview. 3 de junio 2013.
19. Almira, Reinaldo. “RE: Norma Norma Norma.” Mensaje al autor. 11 de setiembre. 2013. E-mail.

Ensayo © 2013, Ron Herman
Traducción al Español ©2014, Alejandra Chaverri

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s